II FIRA DE ECONOMIA SOCIAL I SOLIDARIA MIGRANTE Y DIVERSA

SEGUIMOS CONSTRUYENDO ALTERNATIVAS ECONÓMICAS ANTIRACISTAS

 

A principios del 2020, nuestra vida sufrió grandes transformaciones debido a la actual pandemia COVID 19 que ha tenido impacto en todos los sectores de nuestra sociedad, y en particular ha afectado considerablemente a las personas migrantes que se encontraban ya en una situación de desventaja.

Quedó al descubierto cómo somos las personas migrantes quienes nos ocupamos de muchas de las tareas consideradas “esenciales y lo hacemos sumidas en la precariedad y la explotación. Y también cómo en contextos de crisis emergen con más fuerza discursos y prácticas racistas, que vienen a sumarse a la violencia estatal y social que soportamos cada día de nuestras vidas.

A pesar de nuestra movilización y de otros sectores aliados, no hemos conseguido derogar las normativas en extranjería que nos imposibilitan ejercer todos nuestros derechos y que nos dejan excluidas de las medidas paliativas de los gobiernos en respuesta a la crisis social y económica. Somos conscientes que la creciente militarización de las fronteras, la criminalización de los cuerpos migrantes y la restricción máxima de nuestros derechos, no son más que la extensión de las políticas coloniales que se extienden desde hace siglos sobre nuestros territorios y comunidades.

En este contexto fueron nuestros propios esfuerzos de autoorganización los que permitieron a muchas de nuestras familias acceder a cosas mínimas. A pesar de estas difíciles condiciones, diversos colectivos antirracistas de la ciudad, demostraron cómo bajo condiciones adversas la solidaridad y las redes de apoyo mutuo han sido una herramienta fundamental de respuesta comunitaria frente al nuevo panorama. Las condiciones de la pandemia han visibilizado con mayor rigor que el sistema capitalista es insostenible, ahora más que nunca es necesario seguir construyendo alternativas económicas que pongan en el centro la vida y la comunidad.

Y es esta capacidad de organización la que queremos poner al servicio a un movimiento económico verdaderamente transformador. Un movimiento de economía social y solidaria que cuestione de fondo las condiciones que obligan a las personas a migrar: conflictos armados, desastres ambientales producto del cambio climático y el calentamiento global, tratados de libre comercio, entre otras causas. Un movimiento de la economía social y solidaria que se ponga al lado de la defensa de los derechos de quienes engrosamos los ejércitos de mano barata para ser empleada en sectores estratégicos de la economía, en condiciones de explotación y desprovista de derechos.

Este es el reto que queremos proponer a la Economía Social y Solidaria. Creemos que ésta será realmente transformadora si es capaz de ponerse al servicio de los sectores populares y entre ellos a las personas migradas para remover los obstáculos específicos y ayudar a resolver las dificultades y limitaciones para emprender un proyecto económico autogestionado. El reto no solo es que la ESS cree puestos de trabajo que permitan la obtención de permisos de residencia y trabajo, o el fortalecimiento de cientos de iniciativas económicas solidarias que actualmente se desarrollan en condiciones de informalidad y amenazadas por la debilidad de su red de apoyo y la falta de financiamiento, sino que el desafío es lograr incorporar la diversidad del tejido asociativo catalán, poniendo en cuestión la reproducción de estereotipos, de paternalismo y asistencialismo que permiten reproducir el racismo al interior de la ESS. El reto es hacer del tejido de la Economía Social y Solidaria un reflejo de la composición de nuestra sociedad[1].

Es el reconocimiento a la fuerza migrante organizada así como la necesidad de reencontrarnos y poder tener un espacio en el que los proyectos económicos migrantes puedan enseñar su fuerza, su diversidad y su capacidad transformadora, lo que lleva a que desde el Cercle de Migracions i economia cooperativa de Coòpolis -Ateneu Cooperatiu de Barcelona, a convocar la Segunda edición de la Fira de economía solidaria migrante y diversa .

La invitación es hacer de la Fira un espacio para el acercamiento entre nuestras culturas e idiomas, que propicie el diálogo intercultural como estrategia para enfrentar el racismo abriendo el debate sobre sus consecuencias actuales. Asimismo será un espacio para debatir en torno a la construcción sujeto político de la ESS y las limitaciones y desafíos que se presentan para participar e involucrarse en todas las fases del ciclo económico (producción, distribución y consumo) de manera protagónica, reforzando las relaciones comunitarias.

Es por esto que invitamos a los más de 100 proyectos que ya participaron en la Primera edición y a todos aquellos proyectos que se quieran sumar a participar en la Segunda edición de la Fira de Economía Solidaria Migrante y Diversa que realizaremos en el recinto vecinal de Can Batlló el próximo 26 de Junio desde las 10am. La convocatoria se extiende a los colectivos, personas migrantes y diversas con iniciativas/negocios/proyectos económicos (con o sin forma jurídica) a que nos acompañen. Entre todas y todos podremos aportar en la construcción de una economía transformadora diversa.

[1]Así da cuenta el Balanç Social de la XES de este mismo año del cual solo el 4% de las personas trabajadoras de las entidades de la ESS son de origen diverso.